Sinceramente, esta gente ya no sabe qué inventar! Está bien que se hayan ido en la volá con lo de Breaking Bad, pero de ahí a ponerse a experimentar mezclando quizás qué cosas para tener la droga del momento y andar como imbécil por la calle, no me cabe en la cabeza (y digamos que mi cabeza podría calificarse como “Bizarra”, así que ojo).

Ahora le tenimos la última papita: nada más ni nada menos que el famoso Krokodil. Puede sonar imponente el nombre, pero si la llegas a probar, lo único que te va a quedar realmente imponente es tu piel a lo cocodrilo.

Krokodil es más bien conocida por su nombre común “desmorfina”, que tiene efectos similares a los de la heroína. Lo crearon los ingeniosos rusos de bajos recursos por no decir weones paaaabres! ya que no tenían dinero para comprar heroína y ésta les cuesta alrededor de 6 a 8 dólares por una inyección de color naranja.

El problema principal del krokodil no es la adicción a la desmorfina, sino que los que la arman no pueden hacer una versión lo suficientemente pura para su consumo. Por lo tanto, estos cabros le meten de todo a la cuestión, así que vamo echándole gasolina como solvente, junto a otros materiales como fósforo rojo, yodo y ácido clorhídrico.

Por último, ¿te gustaría saber qué pasa si te inyectas krokodil? Al inyectarse provoca una profunda gangrena, que cada vez más se parece a la piel de un cocodrilo (de ahí el nombre). O sea, afecta a la piel del drogadicto, pudriéndola y llegando a situaciones en donde la persona queda con los huesos al aire, requiriendo así la amputación de sus extremidades. Por último, todo consumidor de ésta droga de forma continuada se demora en morir de 2 a 3 años.

Lindo final ¿no?

(Foto)